Facilitamos Transformaciones Personales y Organizacionales

Ejercicios

Auto-cuestionamiento positivo

No hay progreso o evolución  sin… Auto-cuestionamiento Positivo

¿Cuáles son los aspectos de mi vida a los que les dedico mayor  tiempo y energía?

(los identifico, luego los número según mi grado de participación actual)

Laboral                     Espiritual                    Social

Intelectual                Afectivo-emocional

Familiar                    Recreativo                  Corporal

Rol 1:_______   Rol 2 ______   Rol 3  _______

 

Elijo uno de ellos y me preguntó:

¿Qué es lo más importante para mí cuando actúo en este rol?

__________________________________

¿Por qué?___________________________

¿Por qué?___________________________

¿Por qué?___________________________

¿Qué es lo que más me gusta de actuar este rol?

¿Qué es lo que menos me gusta?

¿Qué hago yo específicamente?

¿Es lo mejor que puedo hacer lo que estoy haciendo en este rol?

¿Qué podría hacer yo para llevar mi participación en este rol a un nivel de excelencia?

¿Qué estoy dispuesto a dejar de hacer de lo que ahora estoy haciendo para lograr el

cambio?

¿Cómo puedo disfrutar  y divertirme durante este proceso mientras hago lo necesario para lograr que sea como yo quiero que sea?

Reencuadre en 6 pasos

Mapa Mental que resume el procedimiento del Reencuadre en seis pasos.


(hace clik en la imagen para desplegarla)

Si queres experimentar los beneficios de cambiar alguna conducta concreta, solicita una sesión de coaching con PNL, para aplicar en vos mismo el poder de esta técnica.

Autor
Mónica Senillosa

1 comentario

Retomá tu poder, volvete invulnerable

Podes hacer desaparecer cualquier emoción negativa que te dispare una situación o persona.

Te recomiendo que al principio lo practiques con cosas pequeñas, incluso triviales.
Ejemplo:

Digamos que estás tranquilamente sentado en tu casa, de repente oís el sonido penetrante de una alarma de auto que suena en la calle y surge la «irritación»

¿Qué propósito tiene esa irritación?
Ninguno en absoluto.

¿Por qué la has creado? ( la ha creado tu mente)
Es una reacción totalmente automática, totalmente inconsciente.

¿Por qué la ha creado tu mente?
Porque cree, (inconscientemente) que esa resistencia, que estás experimentando como irritación, disolverá en cierto modo la situación indeseable.
Esto es evidentemente una ilusión.
La «resistencia» creada por la «reacción» : irritación o bronca, en este caso, es mucho más molesta que la causa original que está tratando de disolver.

Ejercicio:

Sentite como si te estuvieses volviendo transparente, como si no tuvieras la solidez de un cuerpo material. Ahora permití que el ruido, o cualquiera que sea la causa de la reacción negativa, te atraviese. Ya no golpea con una pared sólida en tu interior.
Practicá primero con cosas simples como el ladrido del perro, los gritos de los niños, el atasco de tráfico.
En lugar de tener un muro de resistencia dentro tuyo golpeado constantemente por cosas » que no deberían estar ocurriendo», deja que todo te atraviese.
Imagina que alguien te dice algo grosero o con intención de molestarte. En lugar de caer en la reacción inconsciente y en la negatividad, en lugar de atacar, ponerte a la defensiva o retirarte, deja que las palabras te atraviesen limpiamente. No ofrezcas resistencia. Es como si ya no hubiera nadie que pudiera sentirse herido.

Eso es perdón.

Así es como te vuelves invulnerable.

Podes decirle, si queres, a esa persona que su conducta es inaceptable. Pero esa persona ya no tiene el poder de controlar tu estado de ánimo, tu estado interno. Entonces sos dueño de vos mismo, no estás bajo el poder de otra persona y tampoco te dejas controlar por tu mente. Tanto si se trata de una alarma, de un embotellamiento de tránsito, de una larga cola en un banco, de una persona grosera, o de la pérdida de algo importante para vos, el mecanismo de resistencia ( reacción negativa) es el mismo.

Aprendiendo a calibrar

CALIBRADO
Congruencia e Incongruencia

Observación

Fijar un momento del día (20 a 30 minutos). Todos los días, durante 10 días.
Elegir un lugar concreto en el que podamos observar cómodamente a la gente.
Llevar bloc de notas, bolígrafo. ( un café, una plaza, una oficina pública, etc.)

Manteniéndonos atentos y relajados. Elegir una persona y prestar toda la atención durante los 7 /10 primeros minutos. Aislándonos de todos los sonidos, y de todas las sensaciones, en especial los que procedan de la persona a observar.

Anotar los detalles de los aspectos visuales de esa persona, atendiendo principalmente a tres de los siguiente puntos:

a) Manos de la persona. Movimientos, lateralidad, coordinación, expresividad, etc.
b) Expresión facial. Frente, entrecejo, parpadeo, boca, mejillas, cejas, etc
c) Sistema de accesos oculares más significativo o dominante.
d) Respiración de la persona. Superior, torácica, abdominal, completa, profunda, agitada, etc.
e) Pies y piernas. Movimientos, formas de cruce, posiciones, etc…
f) Simetría corporal. Relación e inclinación de cabeza, cuello y hombros.

Alternar día a día a tres aspectos distintos y los últimos días globalmente.
Después de los primeros 10 minutos alternar con otra persona y luego con la tercera.

Por último analizamos nuestra propia experiencia de observar a esas personas.
¿Qué es lo que más nos ha costado?
¿Cómo nos sentimos?
¿Qué hemos aprendido de la observación?
¡Qué es lo que más nos ha llamado la atención del trabajo en sí mismo?, etc.

Al concluir la primera fase del ejercicio, los 10 días pasar a la siguiente fase.

Elegir de nuevo un lugar y durante los 10 a 15 primeros minutos dedicarnos a observar solo una parte del cuerpo, es decir, si de la lista de aspectos a observar decidimos empezar por el rostro, observaremos a la zona de la derecha, atendiendo a esa zona y a continuación los comparamos con los de la zona izquierda.

Encontrar los diferentes paramensajes que pudiesen estar manifestándose en ese sujeto. Anotar las diferencias.

Los siguientes 10 a 15 minutos cambiar de persona, pero esta vez no usar la lista, simplemente observar y esta vez sin mirar directamente al sujeto. Para ello localizamos un punto próximo al sujeto a una distancia de aproximadamente un palmo de él, donde fijar la vista desenfocada. Darnos cuenta de cómo en esa forma es posible percibir todos los movimientos conjuntamente. La observación es para darnos cuenta de en donde surgen las «incongruencias» en la persona. Donde hay suavidad o falta de ella, si se producen brusquedades o no. Dedicamos a esta observación unos 7 a 10 minutos.

Por último elegimos a otra persona, y con el método de mirar desenfocado, descubrimos cual es la parte del cuerpo de este nuevo sujeto que se expresa más, centramos nuestra atención en ella e intentamos descubrir en esa zona la existencia de cualquier incongruencia por sutil que parezca. Esta fase debe llevarse adelante de 7 a 10 días.

La siguiente fase se refiere a la escucha.
Situarnos en una posición donde podamos oír cómodamente sin levantar sospechas de indiscreción.
Escuchar con completa atención sin desviar ninguna parte de ella a la observación visual. (si es posible cerrar los ojos detrás de unos lentes será aún mejor). Prestar atención a los cinco aspectos siguiente durante 7 a 10 minutos, al final comparar las incongruencias manifestadas entre los diferentes aspectos de este canal auditivo.

a) Las palabras, predicados verbales, frases y frases hechas más usuales, sentencias, afirmaciones categóricas más frecuentes que usa la persona.
b) Volumen de la voz y alteraciones de la misma.
c) Tonos de voz.
d) Ritmo de la conversación. Rápido, lento, cuando se producen los cambios en el ritmo.
e) Formas de entonación. Como termina las frases, cuando cambia la entonación, que palabras son las que remarca con el tono, etc.

Realizando este ejercicio durante los días indicados, pasaremos a la realización conjunta de las dos partes, la calibración visual y auditiva simultáneamente.

En el lugar escogido nos situamos de forma que podamos ver y oír a la persona escogida. Empezamos comprobando tres puntos de las distinciones visualmente constatables, pasamos luego a otras tres auditivas y seguidamente comparando las anotaciones hechas en el bloc, analizamos las incongruencias, proseguimos con el resto de las observaciones hasta comprobar toda la lista y tener la certeza de que nuestras calibraciones son las acertadas.

Una vez que esta tarea nos resulte cómoda y fácil, pasar a prestar especial atención a la relación congruencia/incongruencia de los aspectos más indicativos en tantas personas como nos sea posible.

Estas relaciones son:

Manos, paramensajes verbales (tono, ritmo, volumen, predicados, frases, etc.) y su relación con los gestos y posturas marcados por el lado del cuerpo que responde al hemisferio dominante en la persona (si es lógica y calculadora, el hemisferio izquierdo, y si es creativa e intuitiva el hemisferio derecho).

Es una práctica muy útil para saber reconocer aspectos esenciales en nuestros interlocutores y ser más efectivos al momento de comunicarnos.

Círculo de Excelencia

Para disponer de tus mejores recursos cuando lo necesites…
Abrí el mapa y seguí los pasos en dirección de las agujas del reloj.

Disfrutalo!
Autor: Profesora Mirta Mineo

1 comentario

Anclas en el trabajo

Utilizar un ancla para “acceder a un recurso” no es un procedimiento inventado por la PNL. Los seres humanos siempre hemos creado anclas. En la era de la agenda electrónica o la palm, las personas ya no se hacen un nudo en el pañuelo para recordar los asuntos importantes, pero aún sigue siendo probable que en su trabajo, coloquen un retrato de su pareja o de sus hijos en el escritorio, o que regresen de las vacaciones bien provistos de recuerdos, fotografías o videos. Actuamos movidos por la idea de disponer de algo que influya positivamente sobre nuestros sentimientos.

Resulta extraño que reparemos conscientemente y de una manera constante en los objetos que nos rodean, y que analicemos la influencia que ejercen sobre nosotros. Aún cayendo en la cuenta de que en algunos lugares nos sentimos más a gusto que en otros, no nos detenemos a reconocer los estímulos externos que nos provocan tales sensaciones. Un entorno de anclas positivas puede favorecer notablemente a nuestro bienestar y a la eficacia de nuestras acciones.

El siguiente ejercicio le ayudará a analizar su lugar de trabajo en busca de las anclas positivas o negativas que pueda contener.

1. Imaginar el lugar de trabajo

Adopte una postura relajada. Imagínese que está en su lugar de trabajo (en caso de que no se encuentre ya en él)

2. Descubrir las anclas

Reconozca su entorno con todos sus órganos sensoriales. Descubra los estímulos y determine las características de las reacciones emocionales que se generan en usted. ¿Qué estado anímico le provocan? ¿Experimenta sensaciones agradables o desagradables? ¿Se activa quizás en usted algún momento intenso? Piénselo cuidadosamente.

Mire a su alrededor y contemple todo aquello que entre en su campo de visión. ¿Qué efecto ejerce sobre usted?

Escuche conscientemente los ruidos y sonidos. ¿Qué efecto producen sobre usted?

Perciba su cuerpo que reposa sobre el asiento. ¿Es cómodo o no?

Perciba los olores y sabores característicos de su lugar de trabajo, percátese de las sensaciones que le provocan.

3. Eliminar las anclas negativas

Si encuentra algún elemento o factor que le ocasiones reacciones desagradables, habrá dado con un ancla negativa. Retire o disuelva dicho factor de alguna manera.

4. Aumentar el número de anclas positivas

Si descubre algún factor que le produce una experiencia placentera, habrá dado con un ancla positiva. Reflexione si puede haber algo cuya presencia le resultaría grata en el lugar ( objetos, sonidos, olores o sabores) sería otra ancla positiva que usted podría incorporar con el fin de sentirse más a gusto.

Autor
Ref. Alexa Mohl – El Aprendiz de brujo – Ed. Sirio ( Ej. Josef Weiss)

ANCLAS – (clik para ver imagen ampliada)

PNL Auto-anclaje

Un anclaje consiste en asociar un estímulo sensorial con un estado interno. El estímulo puede ser visual, auditivo o kinestésico (táctil, olfativo o gustativo)
Generalmente se utilizan los anclajes para facilitar el acceso a recursos. Es posible también, realizar un auto-anclaje.
Para que un anclaje funcione es necesario estar asociado ( conectado) a la experiencia ( en este caso, la que contuvo el recurso del que queremos disponer ahora y en un futuro) , disparar el anclaje en el momento de máxima intensidad de la experiencia y el estímulo debe ser siempre en el mismo sitio y con la misma intensidad.

EJERCICIO

1. Elegí un estado interno o un recurso que te gustaría tener a tu disposición (confianza, concentración, relajación…)

2. Elegí un estímulo como desencadenante: visual (una foto, una imagen), auditivo (una palabra, expresión), kinestésico (apretar un dedo con otro, apretar el puño), olfativo (un perfume), gustativo (un alimento, un sabor).

3. Busca en tu interior un recuerdo en el que hayas experimentado ese estado. Asociate ( conectate profundamente) a esa experiencia.

4. Cuando te encuentres asociado, reviviendo al máximo, esa experiencia dispara el anclaje (por ejemplo, apretar un dedo con la otra mano) durante unos segundos.

5. Salí de ese estado ( pensando o haciendo otra cosa por unos segundos) y repetí lo anterior al menos tres veces más.

6. Chequea tu auto-anclaje, dispara el anclaje y verifica si te viene automáticamente la sensación o el recurso que habías cargado en el anclaje.

Autor
Fuente: PNL net (Modificado)